La Fiesta de los Muertos: una semana mexicana en el Quai Branly

Altar de ofrendas, baile de los muertos, calaveras de chocolate y caramelo y esqueletos ataviados de alta costura: el Museo del Quai Branly de París organiza, en ocasión de la Fiesta de los Muertos, una semana mexicana en la que las tradiciones populares son realzadas con una pizca de surrealismo.

Del 27 de octubre al 3 de noviembre, la tradición mexicana del día de los Muertos será presentada en todas sus facetas en el museo parisino, dedicado a las artes y civilizaciones de África, Asia, Oceanía y América.

En vísperas de la inauguración del evento, un enorme altar de muertos recibe ya a los visitantes en la entrada del museo. Se trata de una obra de la artista mexicana Cristina Rubalcava.

“Como no sabíamos de quién hacer la tumba, decidimos hacer dos pretumbas, una en ofrenda al funcionario del museo encargado de organizar esta semana, Arnaud Claire y la otra es mi propia pretumba. Con esto dábamos una pincelada surrealista al acontecimiento”, declaró a AFP Rubalcava, que adornó la suya con fotos de sus familiares y de sus amores, pero también del conjunto Los Tigres del Norte y de los compositores Agustín Lara y José Alfredo Jiménez.

Rubalcava, que expone también en la ocasión el mural ‘Recorrido por los corridos’ reivindica la herencia de Posada y de los grandes muralistas mexicanos, pero hace hincapié sobre todo en la tradición popular.

“Todos tenemos una herencia, la de los grandes maestros, por supuesto, pero también la de la cultura popular, dado que en nuestro pueblo sigue existiendo la tradición de hacer las cosas con las manos. La modernidad unificadora todavía no ha matado la iniciativa y la creatividad de la gente”, recalcó.

La artista mexicana organiza también talleres que, durante toda la semana, presentarán las diferentes tradiciones artesanales ligadas a la fiesta de los muertos: esqueletos de papel, dulces etc.

Uno de ellos, titulado ‘La catrina de Veracruz’, aporta un nuevo toque surrealista. En él, los esqueletos creados por Rubalcava serán ataviados con vestidos concebidos especialmente para ellos por Mehdi Soussane, diseñador de la casa de moda Emanuel Ungaro.

“Serán modelos muy sofisticados, de estilo alta costura, con materias muy livianas, muselinas y organzas, y ricos bordados”, dijo a AFP el diseñador, que considera “interesante y lúdico el proyecto de vestir a la muerte”.

“Burlar a la muerte, tornar festivo algo tan triste y sombrío” es “conforme con la imagen de la casa Ungaro, que siempre manifestó a través de sus colecciones levedad, alegría de vivir y también una cierta extravagancia”, añadió.

El 1 de de noviembre un gran ‘Baile de los Muertos’ será animado por Isaura Corlay, directora del ballet de la Casa de México de París, y por un conjunto dirigido por el guitarrista Rodrigo Barahona.

Isaura Corlay organiza asimismo cuatro talleres dedicados a danzas mexicanas: danzón, polka, danza de cocheros y son jorocho.

“La idea del museo es presentar un país a través de un aspecto de su cultura”, en este caso la Fiesta de los Muertos, “que remite al alma mexicana y a través de la cual se expresa el mestizaje cultural de México”, explicó a AFP Arnaud Claire.

“Quisimos presentar esta tradición particular de manera festiva y lo más completa posible. Para ello recurrimos a los mexicanos de París”, entre ellos Cristina Rubalcava e Isaura Corlay, pero también el universitario Miguel Ángel Rodríguez Lizana, que dará una conferencia sobre el sincretismo que se manifiesta en esta celebración de los muertos.

“Paralelamente, organizamos visitas de la colección del museo con eje temático: ‘visita contada de la colección americana’, ‘viaje de un día a México’ o ‘el ciclo de la vida y de la muerte’, que permitirá al público descubrir comparativamente las diferentes maneras como las distintas culturas perciben la muerte”, señaló Claire.

IBLNEWS, AGENCIAS 28/10/2007

>> La Fiesta de los Muertos: una semana mexicana en el Quai Branly

>> Le site du Musée du quai Branly

← Cristina Rubalcava pinta, viste catrinas y escribe canciones

Cantamos lo que vive el pueblo →